22 de noviembre de 2008

El poeta callejero

Esta es la historia de una fría noche de otoño. Iban unos jóvenes caminando por las estrechas callejuelas del centro cordobés cuando, derrepente, se encontraron a un señor poeta que, amablemente, les recitó una poesía.






El asombro, el asombro del hombre ante tal misterio, la naturaleza se revela.
Y al igual que se han destruido imperios, ocasionando miles de guerras,
nos queda la mayor, la mayor de las batallas: reconquistar la tierra forjando.
Forjando paso a paso, restaurando lo poco bueno que en ella nos queda.
Cambiar políticas, abrir fronteras, no es suficiente, combatir la hipocresía. 

Que todo el mundo coja en su mano semillas, 
que esa semilla sea plantada, plantada con alegría.
Combatir la miseria, miseria de mente, miseria de guerra.
La especie más inteligente, que a bonitos ejemplares tiene como reyes.

¿Dónde esta la ternura? 
¿Dónde está el oro que pilló el cura?
¿Para que le sirve si siquiera el hambre del hombre han sabido curar?

Primero llegamos con la cruz, luego,
luego dejamos la cruz roja atrás. 
¿Palabras? Palabras en el desierto que nadie quiere escuchar,
y no es por falta de significado. 
Respeta todo tu entorno, y no levantes tu mano para amenazar, 
porque en esta tierra basta de batallas ya.


7 comentarios:

  1. queee gente mas rara marikita! jajajaja

    ResponderEliminar
  2. una pregunta, tío xD
    este pavo os dijo algo de un poema de una tal Wallada?

    ResponderEliminar
  3. Quienn ess ese? parece un cura diciendo misaa

    ResponderEliminar
  4. aala si me ha gustao
    sobre todo tan naturalista LL)







    La gente de la calle es la q mas sabe......
    Ellos poseen todo el saber..


    :)
    te puenden hablar de como se ha destruio un imperio hasta llegar a la belleza y ternura del mismo
    ...




    Moraleja: Palabras en el desierto que nadie quiere escuchar.RESPETA




    :D

    ResponderEliminar
  5. que gente más raraaa jajaaja

    ResponderEliminar
  6. pero que tioo mas grandeee!!!es la poya con cebollaaa! me encanta...

    ResponderEliminar

Cada vez que alguien pasa por aquí y no comenta, un gatito muere. True Story.