12 de febrero de 2009

Oda al salmorejo

Amo al salmorejo. Es sublime, supremo, legendario. Cada vez que una partícula subatómica de este manjar se pone en contacto con la más pequeña glándula salival de mi boca, se produce en mi cerebro una serie de reacciones químicas que me llevan al orgasmo instantáneo. Qué digo, a múltiples orgasmos instantáneos.

Es la mejor comida que hay en el mundo mundial. Las madre
s han de tener un ingrediente secreto para echarle al salmorejo, algo así como éxtasis líquido o LSD, porque no puede ser que algo esté tan rico teniendo solamente tomate, pan, aceite, ajo y sal. Y ya si la mezclas con tortilla de patatas, cuenta la leyenda que mueres de placer.

Para quien no tenga el gusto -y nunca mejor dicho- de conocer tan suculenta exquisitez, es un plato típico de Córdoba, típicamente veraniego -aunque se toma en cualquier época. Tiene los ingredientes antes mencionados batidos, y después se le hecha por encima trocitos de jamón y huevo. Para chuparse hasta la falange de los dedos.


Míralo ahí, tan suculento, tan seductor...

5 comentarios:

  1. ToT Nunca lo he probadooo.

    Yo soy de los que comen mucho y mucho de todo.

    Aunque te juro que viendo la foto, sin leer los ingredientes, me ha precido un postre.
    ò_O

    un saludoo! ^^

    ResponderEliminar
  2. A mí no me gustaaa! jajajja

    ResponderEliminar
  3. waaa q dices anaa esta bnisiimoooo

    ResponderEliminar
  4. @stuntman: Pues es lo mejor del mundo, dile a tu madre que te prepare uno!
    @ana ruf: Vaya mierda de cordobesa, que no le gusta el salmorejo...
    @samii: Yeah, YEAH!!!
    @guillem: Sí, tan rico como mi semen :D

    ResponderEliminar

Cada vez que alguien pasa por aquí y no comenta, un gatito muere. True Story.